La intolerancia a la lactosa

Publicado en ¡Salud! y a Comer Escrito el Lunes, 23 Mayo 2011.

FACTORES DE RIESGO Y CÓMO DETENERLA

La intolerancia a la lactosa
La intolerancia más frecuente a los alimentos que presentamos los mexicanos es la intolerancia a la lactosa. La lactosa es el azúcar de la leche y se encuentra casi exclusivamente en los productos lácteos con suero (o sea que ni la crema, la mantequilla, los quesos maduros la contienen).

La lactosa está formada por dos pequeños azúcares: la glucosa y la galactosa, y es la unión de estos dos lo que a nuestro aparato digestivo le cuesta trabajo romper.

La lactasa es la enzima digestiva encargada de romper y procesar la lactosa. Se encuentra en la parte más exterior de las vellosidades que recubren la pared intestinal en su parte interior. Algunas veces se pierde, por eso muchas personas que son capaces de consumir leche sin problema, cuando han padecido una diarrea o un episodio con vómito pierden dicha capacidad y se enferman  de diarrea, se distienden e inflaman cuando consumen leche, esta condición puede ser temporal y en muchos adultos es definitiva. Con el paso del tiempo se va perdiendo la capacidad de digerir y absorber la lactosa.

Cerca del 4% de la población en México nace intolerante a la lactosa; se trata de bebés con muchas molestias digestivas y a los que les funciona bien tomar, en vez de leche materna o de vaca (ambas con lactosa), una fórmula deslactosada o un sucedáneo de leche materna elaborado a partir de otros ingredientes, como la soya o el arroz.
 
Entre la población adulta se estima que cerca del 50% no es capaz de digerir la leche entera o descremada y para ellos ha sido diseñada la leche deslactosada, que no es más que una leche a la que se le ha agregado la enzima lactasa para predigerirla en la fracción de hidratos de carbono y evitar las molestias digestivas.

Vale la pena  saber que quien padece intolerancia a la lactosa esté consciente de  que  el yogurt (en el que los lactobacilos se alimentan de lactosa convirtiéndola en ácido láctico), la mantequilla, la crema y los queso más madurados no le harán daño. Son productos naturalmente deslactosados.
 
La lactosa se encuentra siempre en la fracción del suero de la leche y por lo tanto en la leche fresca, los quesos frescos y el helado.

Si sufres de inflamaciones intestinales frecuentes y éstas se acompañan con distensión, gases y molestias, considera eliminar los ingredientes ricos en lactosa de tu dieta, haz la prueba 15 días y si las molestias mejoran, ya sabes que los productos natural o industrialmente deslactosados serán para ti la opción de entre los lácteos.

Agréganos a tus redes sociales

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.