CCA
Cocina con Alegría
Inicio » Notas con Alegría » La sobremesa » Tamales de la Candelaria

Tamales de la Candelaria

Una de las tradiciones culinarias más profundas de México son los tamales del Día de la Candelaria, el dos de febrero. La persona que tiene la fortuna de “sacar el muñequito” en la Rosca de Reyes, que es el Niño Jesús que se esconde del Rey Herodes, es quien se encarga de dar los tamales […]
0
(Votos: 0)

Una de las tradiciones culinarias más profundas de México son los tamales del Día de la Candelaria, el dos de febrero. La persona que tiene la fortuna de “sacar el muñequito” en la Rosca de Reyes, que es el Niño Jesús que se esconde del Rey Herodes, es quien se encarga de dar los tamales que se degustan con chocolate o atole (bebida mexicana, hecha a base de maíz), por lo que en las casas y en las oficinas se sirve esta merienda en esta fecha.

Según la tradición el día dos de febrero son los cuarenta días que tuvo que guardar la Virgen María, que como toda mujer judía tenía que ir al templo a purificarse, cuarenta días después del parto; además de presentar al niño en el templo, desde la Edad Media, a esta fiesta se le llamó de la Virgen de la Candelaria. Por otro lado, en México acostumbramos llevar nuestras imágenes del Niño Dios a la iglesia a bendecir, y todos los años se acostumbra vestirlo de diferentes maneras, el Primer año se debe de vestir de Niño de las Palomas y cada año se le viste diferente, si la imagen tuvo una madrina que lo “acostó” en el Nacimiento o Belén, ella será la encargada de llevarlo a vestir.

></p><p>Para <strong>conmemorar tal celebración</strong> se realiza esta merienda de tamales, recordemos que este platillo era de origen prehispánico, y que a la llegada de los españoles a nuestro territorio, le agregaron la manteca de cerdo y con esto más que nada lo convirtieron en un platillo cristiano, para servirlo en las fiestas sacramentales, por ser un platillo ritual y cotidiano para nuestros antepasados.</p><p><img data-lazyloaded=

Publicación de

Cocina con Alegría
Cocina con Alegría

Comparte esta publicación: