CCA
Cocina con Alegría
Inicio » Notas con Alegría » Salud y Bienestar » Tips para sobrevivir las fiestas cuando sales

Tips para sobrevivir las fiestas cuando sales

Disfruta sin abusar en el consumo

En la época de fiestas tendemos a cometer muchos excesos y terminamos la temporada con los pantalones a reventar, sintiéndonos abotagados, cansados y muy excedidos en muchos sentidos. Pero eso no tiene por qué ser. Podemos tomar pequeñas acciones, pasos individuales que juntos nos conducen a un estado de mayor bienestar que nos ayudan a […]
0
(Votos: 0)

En la época de fiestas tendemos a cometer muchos excesos y terminamos la temporada con los pantalones a reventar, sintiéndonos abotagados, cansados y muy excedidos en muchos sentidos.

Pero eso no tiene por qué ser. Podemos tomar pequeñas acciones, pasos individuales que juntos nos conducen a un estado de mayor bienestar que nos ayudan a mantenernos en la moderación y el equilibrio. Especialmente para salir, en comidas y cenas en restaurantes es importante tomar acciones y prever situaciones para terminar la velada y la temporada mucho mejor.

Cuando salgas  a comer en un establecimiento como restaurante en esta temporada de fiestas y brindis toma en cuenta los siguientes consejos:

* Pide algo de beber que sea bajo en calorías, no muy dulce y no muy alcohólico. Una sangría natural con vino tinto y limonada, endulzada con un edulcorante no calórico, es ideal si quieres una opción con alcohol y una limonada mineral sin azúcar o con edulcorante para quien busca no tomar alcohol.
 
* No pruebes la botana y evita la canasta del pan. Sólo estarás consumiendo calorías extra sin gran sabor ni aporte nutrimental.
 
* Pide dos entradas o una entrada y una sopa en vez de entrada y plato principal. Así puedes probar más cosas distintas, y tu platillo será más del tamaño recomendado. Recuerda que las porciones de restaurante son excesivamente grandes, pensadas en un hombre fuerte y activo con mucho apetito y casi nunca son adecuadas para una mujer sedentaria o un hombre oficinista. Si pides un plato fuerte, pártelo antes de probarlo, separa un trozo y pide que te lo pongan para llevar. Así, después tú o alguien más de la familia lo podrá disfrutar.
 
* Opta por platillos más bien ligeros sin salsas cremosas o grasosas y en los que los ingredientes hayan sido hervidos, asados u horneados, pero no tanto los platillos fritos. Si eliges uno frito, pues que él otros sea crudo o hervido. Trata de ir armando tu propio balance de energía y moderación para la comida.
 
* Si se te antoja un postre, pídelo para compartir. Si nadie lo quiere compartir, colócalo en el centro de la mesa y pide varias cucharas. Dale sólo uno o dos bocados y pásalo, cuando vuelva, estará casi vacío y tú ya no tendrás tantas ganas de comértelo.
 
* Termina tu comida con un té calientito o un café sin azúcar ni crema, así tu cuerpo tiene la sensación de haber terminado y cualquier hueco de hambre se llena; además, de que se estimula la digestión.
 
* Si la tentación de seguir comiendo es grande,  porque tú ya terminaste y los otros no, pide una  bebida fría y tómala con las dos manos, o ve al baño a lavarte los dientes. Mastica una goma de mascar de menta o de hierbabuena también sirve. Lo importante es marcar que tu comida ha terminado.
 
* Y si la sobremesa te causa tentación, convence a todos de salir a caminar un poco para cerrar la comida, así todos se sentirán más ligeros y tú podrás combatir la tentación.
 
Arma tus propias estrategias para poder visitar restaurantes, cocteles y fiestas sin caer en tentaciones y sin salir de allí sintiendo que se  ha pecado, busca pequeñas acciones y estrategias que te ayuden a estar contento y a disfrutar, pero al mismo tiempo moderar la ingestión de lo que comes o bebes.

Publicación de

Cocina con Alegría
Cocina con Alegría

Comparte esta publicación: