CCA
Cocina con Alegría
Inicio » Notas con Alegría » Salud y Bienestar » Vive el fin de año sin excesos

Vive el fin de año sin excesos

Se acerca la época de fin de año y con ella la temporada de las fiestas, las cenas y los brindis. Es un tiempo lindo, pero también lo es de muchos excesos. En ocasiones, la terminamos cansados, abotagados, un poco más pesados, con los pantalones más apretados y sintiéndonos muy culpables; eso no tiene por […]
0
(Votos: 0)

Se acerca la época de fin de año y con ella la temporada de las fiestas, las cenas y los brindis. Es un tiempo lindo, pero también lo es de muchos excesos. En ocasiones, la terminamos cansados, abotagados, un poco más pesados, con los pantalones más apretados y sintiéndonos muy culpables; eso no tiene por qué ser.

Esta época puede ser un tiempo de transformación para nosotros; una oportunidad para terminar el año ligeros, saludables y con el ánimo de empezar el nuevo con renovados hábitos alimentarios, de actividad física y un estilo de vida mucho más saludable.

Quizá el principio de toda esta cadena positiva puede ser la actitud con la que asistimos a los festejos de fin de año. Si en vez de visualizar cada reunión como una gran comilona y una oportunidad para beber de todo y mucho, comenzamos a pensar en que las reuniones son momentos de convivir, de disfrutar de la presencia de los amigos, la familia, los compañeros de trabajo y que lo importante no es ni la comida ni la bebida, más bien la plática y la compañía… así podemos cambiar el enfoque de estas festividades.

Y si este cambio de visión lo acompañamos con un poco de moderación y algunos pequeños cambios, puede resultar un fin de año realmente diferente y saludable.
Comencemos con las cenas en las casas. Pidamos, al llegar, una bebida sin calorías o con un aporte muy moderado. Puede ser agua mineral, un refresco sin azúcar o una mezcla de fruta, agua mineral y un jugo.

Si se desea algo de alcohol, pues la moderación impera. Elije una bebida que no se tenga que combinar con algo muy dulce y recuerda que el alcohol tiene un gran aporte de energía, por lo que debe ser contabilizado en la dieta.

Evita la botana o prueba sólo un poco. Si te tienta, aléjate, vete a ayudar en la cocina o acércate a saludar a los que se encuentran más lejos de la mesa.

En la cena o comida sírvete un poco de todo, pero sólo un poco y prefiere una porción más grande de aquellos alimentos que no contengan ni mucha grasa ni demasiada azúcar. Prefiere las ensaladas no cremosas, elige carnes magras, como el pavo sin piel o la pierna adobada sin “gordito”; no abuses de las pastas ni de las salsas cremosas y del postre: Una sola probadita que al fin y al cabo es lo que más rico sabe, es decir, la primera probada.

Cuando salgas a un restaurante sigue estos sencillos consejos:

  1. No pruebes el pan y menos con mantequilla.
  2. Elige una entrada y una sopa o ensalada en vez de un plato fuerte y si hay alguno que se te antoje mucho, compártelo con tú pareja o amigo.
  3. No te termines toda la porción. En los restaurantes siempre son muy grandes y si pides un postre, prueba un poco y pasa el resto cuando regrese ya no lo vas a querer.
  4. Aprende a disfrutar de una rica infusión o un café negro. Platica y disfruta, que de eso se tratan las fiestas de fin de año.
  5. Cuando empiece el incipiente año 2012, que tu propósito de Año Nuevo sea vivir con más moderación a la hora de la comida: moderación para elegir alimentos de placer de alto aporte energético y ricos en grasas, azúcares o sal; mesura en las porciones de todo lo que comemos y medición en las combinaciones que seleccionamos.

¡Muchas felicidades! que termines el año sintiéndote ligero y saludable. Muy buen 2012, un año para vivirse con un estilo de vida más saludable y activo.

Publicación de

Cocina con Alegría
Cocina con Alegría

Comparte esta publicación: