Cocina con Alegría

Buscando opciones más saludables en la salud y belleza Parte II

Buscando opciones más saludables en la salud y belleza Parte II

Buscando opciones más saludables en la salud y belleza Parte II

Lactobacilos, indispensables para nuestra salud.

En el artículo anterior hablábamos de algunas tendencias en alimentación. Continuemos… otro grupo de alimentos que resulta interesante analizar son los llamados probióticos, o alimentos que contienen microorganismos vivos.

Me refiero a los yogures y otros productos lácteos que se comercializan bajo la idea de beneficiar la salud y sobre todo la digestión. Y es que sí es verdad que en nuestro intestino, particularmente en el grueso, viven billones de microorganismos, sobre todo bacterias del género lacto bacilos, que nos ayudan a digerir más fácilmente los alimentos y a agilizar la digestión. Cuando una persona, por enfermedad o por consumir medicinas pierde a su “flora intestinal”, como se le conoce a esta mezcla de organismos, le resulta difícil procesar alimentos sobre todo los que contienen leche y sufrirá de inflamaciones, gases y una lenta digestión que se manifiesta como estreñimiento, dolor y aparición de espinillas en la cara y en los brazos. Cuando se pierde la flora intestinal es necesario recuperarla lo más pronto posible, pero gracias a que nuestro cuerpo está bien diseñado, lo puede hacer sin ayuda. Si cuidamos nuestra dieta y no consumimos irritantes el intestino se recuperará totalmente en unos pocos días. Sin embargo, hay quien prefiere tomar “levadura de cerveza” o pastillas de cultivos vivos para hacer más rápido este proceso. También hay quien encuentra que si consume regularmente alimentos fortificados con cultivos vivos o prebióticos, goza de una mejor digestión, sobre todo si el alimento contiene los microorganismos del género bifidus.

El efecto sólo es real cuando se consumen los alimentos de forma regular y por lo menos durante dos semanas, y cuando la forma de producir el alimento garantice que las bacterias efectivamente lleguen vivas al intestino. Recuerda que nuestro estómago está lleno de ácido clorhídrico (que es mucho más corrosivo que el limón y que si cayera en tu mano te haría una quemadura de tercer grado). Entonces, ¿cómo asegurar que los organismos lleguen vivos al intestino donde son útiles? Algunos productos lo que hacen es agregar muchos más bacterias de las que en realidad prometen y otras marcas las encapsulan en sustancias que son resistentes al ácido, como gelatina o fibra. La desventaja de estos últimos es que se altera la consistencia del producto y se le sienten unas “esferitas” al probarlo. Aunque es verdad que estos alimentos pueden ayudar mucho a la digestión y al estreñimiento, es importante analizar su contenido nutrimental pues muchos son muy ricos en grasa y/o azúcar y aportan muchas calorías. También es importante pensar que cuando un intestino se acostumbra a hacer digestión ayudado por productos externos, ya sea laxantes o estos alimentos prebióticos, se vuelve flojo para trabajar solo y una vez que se dejan de tomar es frecuente padecer de muchas molestias. En mi opinión, no hay como dejar al cuerpo funcionar solo, y los prebióticos son una muy buena opción para recuperar una flora intestinal dañada por enfermedad o un metabolismo alterado por un viaje, una situación de estrés o cualquier otro momento especial.

Esperamos que estas reflexiones sobre productos novedosos te hayan aclarado algunas dudas y que puedas elegir alimentos que garanticen tu salud y belleza para lucir radiante y sentirse saludable en todo momento.
Comparte esta nota:

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría