Cocina con Alegría

¿Tienes un ataque de gorditis? Termina con él

¿Tienes un ataque de gorditis?  Termina con él

¿Tienes un ataque de gorditis? Termina con él

Tú puedes tener el control de tu vida y de lo que comes

Es muy común que cuando luchamos con el peso y la dieta también peleemos con el espejo y, muy probablemente, tengamos momentos donde queremos meternos a la cama y taparnos hasta la cabeza, no salir de casa y escondernos por lo incómodas que nos sentimos ante la imagen que nos refleja el espejo. Quizá más panza de la que queremos, piernas más anchas de las deseadas o un malestar estomacal por la forma en que comimos la noche anterior. No importa lo que es real y lo que no es. Lo que sí importa y nos afecta es la vergüenza, la culpa y la crítica constante y lo juicios que nos maltratan, a los que acudimos en medio de la desesperación pero que no nos han llevado al cambio.

Si esta conducta funcionara, desde hace mucho tiempo habrías logrado ver otra imagen en el espejo. Si es verdad que tienes sobrepeso, llamarte panzona desparramada, gorda, decirte que no sirves para nada, castigarte con ayunos por algunas horas, no te ha servido, por el contrario, seguramente te ha llevado directito a un atracón que solo te ayudo a distraer tu malestar. Si es verdad que te equivocaste en alguna tarea o con algún ser querido, avergonzarte y maltratarte por ello no te llevó a encontrar la razón de tu miedo para no explicar qué fue lo que pasó.

Para cambiar tu manera de actuar ante lo que está pasando, tienes que ser capaz de sentirte y pensar en lo que está pasando, y para poder hacerlo es necesario frenar el momento de crisis, al que yo le llamo "ataque de gorgitis". Después de frenar, sigue los siguientes pasos:

Paso 1. Grita lo más fuerte que puedas: ¡Cállate, vete de aquí! Necesitas gritarlo desde lo más profundo de tu ser, aunque te sientas ridícula, en realidad, le estás hablando a esa voz interior y para que te escuche tiene que resonar en ti más fuerte que la voz de tu cabeza. Imagina que le gritas a esa persona de la que aún recuerdas sus palabras que tanto te lastimaron. ¡Grita!

Paso 2. Reconoce que no eres perfecta, que equivocarte o fallar es normal y es de seres humanos. Si es necesario hablar con alguien, busca ayuda, llama por teléfono o bien escribe lo que sientes. Pero dale la bienvenida a esos sentimientos que quieres eliminar y que te aseguro, pasarán.

Paso 3. Estira tu cuerpo como un gatito, date un baño y vístete con esa ropa que usas para ocasiones especiales, hoy es un momento en que necesitas recordar lo especial que eres para ti misma, que no eres esa bola grasa, que mereces sentirte estupenda cualquier día de la semana. Busca la ropa que te haga sentir guapa, que te invita a bien tratarte porque te lo mereces, porque estás dispuesta a reflejarle al mundo que tu día será maravilloso.

Paso 4. Para comer saca la vajilla más linda que tengas, prepara una mesa mejor que la que arreglas para tus invitados. Si no comes en casa, date el lujo de ir a un lugar que te guste mucho, no lo elijas por seguir la dieta o porque es el más cerca, ve a ese lugar que te haga sentir que eres especial y que disfrutas pocas veces. Elige alimentos de acuerdo a sentirte cómoda con tu cuerpo, que te dejen con bienestar en el paladar y en tu estómago, que te nutran pero que también comas con gusto y placer. Lo importante es quitarle el poder de lastimarte en este momento de crisis, de tal manera que esta grabación de maltrato cada vez se haga más fácil de reconocer, que deje de ser una manera habitual de tratarte, que esos “deberías de hacer o debes de ser” dejen de tener poder sobre tus estado de ánimo, porque seguramente cada vez que los usas te estas criticando.

Recuerda que el cambio hacia el bienestar solo se puede dar a través de la comprensión, de entender lo que te pasa y no de ocultarlo atrás del enojo o quedándote en casa sin ver nadie. Solo brindándote aceptación, aún con el ataque de gorditis y feitis podrás escuchar lo que en verdad estas necesitando "Ser tratada con amor" ¡Ánimo! Vale la pena intentarlo. Tú tienes el poder en tus manos, así que ¿Tienes un ataque de gorditis? ¡Pues, termina con él!
Comparte esta nota:

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría