Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
Ir al súper nunca fue tan fácil. Compro y luego existo (2da. Parte)
Ir al súper nunca fue tan fácil. Compro y luego existo (2da. Parte)

Ir al súper nunca fue tan fácil. Compro y luego existo (2da. Parte)

Un gasto que da gusto

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
¡Coleccionar!(0)

No account yet? Register

Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]

En la semana anterior te dimos algunas sugerencias que puedes tomar en cuenta para sacarle más provecho al cortísimo gasto, en las que destacamos lo siguiente:

Planear para ahorrar
Ir al supermercado o mercado con el estómago lleno (eliminarás el impulso súbito de comer).
Programar el menú de la semana.
Cocinar para toda la familia y no por cada integrante.
Sacarle provecho a los guardaditos (lo que denominamos las “sobras” de la semana).
Comprar los vegetales o frutas de temporada.
Adquirir sólo los productos que ocuparás con mayor frecuencia como por ejemplo el aceite, huevo.
Aprovechar las ofertas de la semana.

¿¡Ir de compras con la familia?!

Generalmente las mujeres solemos ir de compras sin la compañía de la familia, y lo hacemos no por comodidad, que en algunas ocasiones sí lo es, sino por la cuestión económica, pues sabemos que llevar a los niños a surtir la despensa implica comprar golosinas (helados, dulces, fruta), juguetes o alimentos adicionales que no están contemplados en los gastos del mes.

Pero no todo es malo, también puedes sacarle partido si vas acompañada de tu familia. ¿Por qué? Por el simple hecho de ir sondeando lo que se les antoja, lo que les gusta o disgusta de los productos que se adquieren.

También la lluvia de ideas tiene un rol importante, por ejemplo, alguno de los integrantes (hijos o pareja) podrán opinar o sugerir parte del menú de la semana e ir alimentando la lista de sugerencias que tenías planeadas para la semana e ir adelantando un poco del menú de la semana a la quincena o al mes.

Salir de compras con la familia es alimentar el hábito de ahorrar, ya que sólo compraremos lo que llevamos enlistado y no comprar nada ajeno a la lista. Además, puedes pedirle a la familia que chequen precios y llevar aquello que está a un mejor costo (ojo, una recomendación es, checar los productos que están hasta abajo de los anaqueles, pues éstos serán más económicos de aquellos que están en la parte superior o a la vista del consumidor).

Otra opción es el de consumir productos patentados de las tiendas, lo que conocemos como marcas registradas. Artículos más económicos y de buena calidad, que compran las tiendas a un menor costo.

Hacer las compras en familia también conlleva a interactuar con todo los integrantes de casa, y de eso se trata, no toda la responsabilidad es de la mamá. Una forma que puedes adoptar como un hábito donde todos los miembros de la familia participen.

Ir al súper en pareja

Si eres de las mujeres que están recién casada, lo ideal es realizar las compras en pareja, pues así conocerás más los gustos de tu esposo y desecharás en tu vida platillos que sólo quedarán rezagados en el refri.

Es común que en el proceso del noviazgo sólo salgamos a comer a restaurantes y no sabemos a ciencia cierta los gustos de la pareja. Visitar los centros de comercio o el supermercado en pareja potencializará su relación y conocerán más sus gustos.

Algo que es importante recalcar, es el hecho de no olvidar tu listado porque más allá de hablar bien de tu organización, las compras serán más rápidas y efectivas, y la tendencia al aburrimiento para tu pareja disminuirá de forma notable.

Sabemos de antemano que no existe la fórmula perfecta, todo se basa en un ensayo error-acierto, pero lo más importante es planear para ahorrar. Máximo si son recién casados, los gastos siempre están presentes y ésta es tan sólo una pequeña forma de ahorrar o de evitar derrochar el dinero de manera innecesaria.

Crea tu propio formato

En las páginas web existen una serie de formatos que puedes descargar o también puedes crearlos en un sencillo Excel donde puedes considerar las siguientes secciones:

Carnes frías (salchichas, jamón, salami, tocino)
Carnes (costilla, bistec, milanesas, barbacoa)
Pastas (espagueti, sopa, macarrones)
Granos (arroz, garbanzos, frijol)
Verduras (papa, perejil, nopales, chícharos)
Fruta (kiwi, fresa, ciruela, naranjas, mandarinas)
Cereales, tortilla, pan, galletas, harinas
Lácteos (crema, yogurt, queso)
Artículos de limpieza (escobas, desinfectantes, limpiadores para piso, limpiadores para vidrio, antiengrasantes)
Latas de conserva (chiles, frijoles, atún)
Limpieza personal (pastas dentales, jabón de tocador, champú)
Medicinas (alcohol, gasas, merthiolate, bandas adhesivas, analgésicos)
Botanas, dulce o repostería
Otros.

Así sí podemos decir que del gasto hacemos un gusto. Si tienes una o más ideas que quieras compartir con nosotros, escríbenos a [email protected]

Categorías

Etiquetas

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario