Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
El lenguaje de tus manos
El lenguaje de tus manos

El lenguaje de tus manos

Manicura en casa
Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
[cbxwpbookmarkbtn]
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Nuestras manos, además de los ojos, son la parte más expresiva del cuerpo y tienen su propio lenguaje no verbal. Los ademanes, la forma en que las movemos, las señas que hacemos… todo lleva un mensaje implícito.De nada sirve que nuestras manos tengan alguna intención si nuestras interlocutoras uñas no están preparadas para hablar…

Las manos por ser una parte del cuerpo que llama la atención, nos obliga a mantenerlas bellas e impecables y esto lo podemos obtener si les damos una “manutención”. Te has preguntado de qué sirve salir de casa de forma intachable si nuestras uñas lucen maltratadas, mal pintadas y en el peor de los casos que vayan sucias.

En honor a la verdad, la manicura sale cara si la hacemos con frecuencia y no todos podemos darnos el lujo de invertir en la quincena o en el mes en darle sustento a nuestras manos y mucho menos darle los debidos cuidados porque implican un gasto adicional, que en ocasiones no tenemos contemplado en nuestro presupuesto del mes.

Sin embargo, sí podemos invertir un poco en algunos accesorios y sacarles el máximo provecho. Tal vez la primera vez gastes un poco, pero valdrá la pena. Tus manos te lo agradecerán y la visita a la manicurista te la ahorrarás.

Lo primero que necesitas para comenzar es contar con los utensilios necesarios como el palito de naranjo, cortaúñas, lima gruesa, lima suave, algodón, endurecedor, esmalte del color a tu elección, quitaesmalte, alicate.

Ya que le vamos a dedicar un día de la semana al arreglo de nuestras uñas y manos, te sugerimos ambientar el lugar donde harás tu manicura casera, escoger tu música favorita, un lugar confortable, un poco de incienso o dosificadores de ambiente… esto hará aún más relajante el momento.


Limpieza e higiene

Dale el trato adecuado a tus manos. Qué tal si comenzamos con la exfoliación y para ello te recomendamos frotar tus manos con un poco de azúcar y limón, una receta clásica e infalible; después hidrata con un poco de aceite tibio (puede ser de olivo o de uva). Deja reposar por unos minutos, lava y enjuaga con agua fría.


Prepara tus uñas

Después de la exfoliación de tus manos, qué tal si comenzamos por eliminar todo rastro de esmalte viejo con el quitaesmalte. Después, si vas a comenzar con tu manicura, te recomendamos apliques desinfectante a tus uñas.


Prepara tus cutículas

Introduce tus dedos en un recipiente con agua caliente, jabón y unas gotas de aceite de oliva, esto las ablandará y será más fácil bajarlas (puedes auxiliarte por el palito de naranjo) y removerlas con el alicate.


Dale forma a tus uñas

Corta tus uñas al tamaño deseado y que tengan la misma altura. Jamás, pero jamás permitas tenerlas disparejas, si por alguna razón se te rompió una, reemplázala con algún tip y aplica el mismo esmalte del resto de las uñas o córtalas todas para uniformarlas. Si tus uñas son delgadas y quebradizas usa un endurecedor de uñas muy natural, me refiero al ajo (su olor es fuerte, pero su poder es fantástico, pero si te resistes a usarlo, un endurecedor será suficiente). Usa una lima gruesa para darle la forma deseada a tu uña (cuadrada, redonda o punta) y sella con una lima suave (esto evitará el filo de la uña). El limado debes de realizarlo en la misma dirección. Lava tus manos para eliminar las impurezas del limado.


Aplica el color deseado

Pon el esmalte, ya sea nacarado (los tonos pastel), tonos vivos (verdes, azules), clásicos (rosados, rojo) o neutros (brillo, punta francesa). Para darle unos días más de vida a tu esmalte, aplica un poco de brillo o esmalte endurecedor.

Como dato adicional te decimos que no debes dejar el barniz por más de una semana porque se notará opaco y con la punta desgastada. Lo ideal es remover el esmalte con una torunda humedecida de quitaesmalte o acetona y reemplazar el esmalte.


Tips

  • Si tu esmalte está seco puedes agregar unas gotas de diluyente para esmalte o introduce la botella cerrada en agua caliente.
  • Jamás apliques acetona al barniz porque sólo lo opacarás.
  • Para que te dure más tiempo el esmalte en tus uñas, antes de pintarlas remójalas en un poco de vinagre blanco.
  • Deja un par de días tus uñas sin pintar para que éstas no se tornen frágiles.
  • Si tus uñas están amarillas por algunos colores de barniz que usaste, limpia tus uñas con una torunda de algodón humedecido con vinagre blanco o remójalas en agua caliente con un poco de agua oxigenada.
  • Prepara en casa tu propio endurecedor y para ello usa un brillo o barniz transparente, agrégale gotas de yodo blanco, pasta de ajo machacado, gotas de limón. Úsalo diario y notarás la diferencia.

Permite que el bello lenguaje de tus manos hable a través de tus impecables uñas.

Categorías

Etiquetas

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches