Notas con Alegría BK Tips
Buscar
Generic filters
Tips para comer fuera de casa y no destruir o romper tu dieta
Tips para comer fuera de casa y no destruir o romper tu dieta

Tips para comer fuera de casa y no destruir o romper tu dieta

Ir a comer a un restaurante sin caer en excesos
Rebeca Martínez

Mexicana, Licenciada en Interpretación y Traducción, con Maestría en Ciencias de la Educación. Health Coach de Institute for Integrative Nutrition of New York, con especialización en Psicología de la alimentación en Institute for the Psycology of Eating, instructora certificada de TRX entrenamiento por suspensión y entrenamiento funcional.

0
¡Coleccionar!(0)
[Total: 0   Promedio: 0/5]

A veces comer fuera de casa se vuelve un reto pues no estás en tu espacio ni tienes a la mano lo que usualmente comes. Aquí te dejo unos consejos para que te sean más fáciles esas salidas a restaurantes.

Sáltate la parte del menú que dice “entradas calientes” y “pastas”, ni siquiera las consideres como una opción. Mi recomendación es que ni siquiera leas esas secciones del menú. Si no te enteras que hay lasaña a los 3 quesos, quizá ni se te ocurra pedirla, pero en el momento en que sabes que hay, se convierte en un martirio no poderla “pedir”. Yo siempre opto por ir directo a la sección de ensaladas o parrilla/grill.

Por lo regular yo suelo ir directo a las ensaladas y pido el aderezo aparte o pido que me traigan la ensalada sin aderezar y solicito el vinagre y el aceite de oliva y yo misma la aderezo. También pido que no le pongan crutones, tocino o nueces garapiñadas a mi ensalada. Puede sonar exagerado pero hay veces que pides ensalada creyendo que es la mejor opción y resulta que la ensalada tiene la misma cantidad de grasas y calorías que una hamburguesa.

Lee con cuidado la descripción del platillo y pon atención a las palabras que usan para describirlo: “salsa cremosa”, “frito”, “crujiente”, “cremas”, “gratinado”, “empanado”, “rebosado”, “aderezo”, etc. Todas estas palabras son indicadores de calorías extra debido al porcentaje de grasa que proporcionan.

Un error muy común es saltarse comidas o ayunar reservando el  “hambre” para la comida o cena en el restaurante. Lo único que conseguirás es devorar, rendirte a la tentación de la canasta de pan o totopos o acabar pidiendo un plato principal bastante pecaminoso. Al contrario, si sabes que comerás o cenarás fuera, trata de desayunar bien y beber suficiente agua, recuerda que el agua es un supresor natural del apetito y ayuda a regular niveles de ansiedad.

Ojo con las bebidas alcohólicas. El alcohol estimula el apetito además de sumarle muchísimas calorías a tu comida. Pide sólo una copa de vino y bébala en pequeños sorbos, despacio, durante la comida. Toma abundante agua para saciar la sed, no trates de mitigar tu sed o de “pasarte” la comida con una bebida alcohólica.

Come sin prisa, disfruta de cada bocado al mismo tiempo que disfrutas de la conversación y de la compañía. Baja los cubiertos apoyándolos en el plato entre bocado y bocado. No son competencias, no gana el que coma más ni el que coma más rápido. Disfruta sanamente con estos tips para comer fuera de casa y no destruir o romper tu dieta.

Rebeca Martínez

Mexicana, Licenciada en Interpretación y Traducción, con Maestría en Ciencias de la Educación. Health Coach de Institute for Integrative Nutrition of New York, con especialización en Psicología de la alimentación en Institute for the Psycology of Eating, instructora certificada de TRX entrenamiento por suspensión y entrenamiento funcional.

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario