Cocina con Alegría

No puedo comer pan...estoy a dieta (Segunda parte)

No puedo comer pan...estoy a dieta (Segunda parte)

No puedo comer pan...estoy a dieta (Segunda parte)

Piérdele el miedo a comer pan, de ingredientes y proporciones adecuadas.

En el anterior artículo hablábamos sobre la importancia de incluir cereales en nuestra alimentación diaria. Ahora continuaremos hablando más sobre el pan.

Los panes que comemos deben ser ligeros y sobre todo muy ricos en fibra, como lo son los productos integrales y de grano entero.

Los europeos lo hacen muy bien. Consumen mucho pan pero casi siempre eligen variedades integrales o con trozos de semillas (multi grano) y muy sencillos en su preparación. Casi siempre son panes elaborados con harina, levadura y muy poco de otros ingredientes.

Nosotros optamos más por las variadades blancas y refinadas (como el pan de caja blanco, el bolillo y la baguette) o por las variedades ricas en grasa y azúcar, como el pan dulce. También nos encantan los productos de pan fritos (como los panuchos) o fabricados con mucha mantequilla o manteca. Casi nunca consumimos el tipo de pan que nos convienen más y que además es delicioso: el integral o de semilla quebrada en sus versiones sin sal ni azúcar. Tenemos que cambiar un poco y consumir de manera regular las versiones más europeas de grano entero o integrales y con poca azúcar, grasa y sal, y guardar para ocasiones más especiales o sonsumir en cantidades más pequeñas los otros productos, los que además de cereales aportan lípidos y azúcares.

Otra cuestión importante a considerar es la porción adecuada. Para poder incluir un alimento rico en cereales en cada una de nuestras comidas debemos aprender a moderar el tamaño de las porciones que consumimos. Se considera adecuado un pan delgado cuyo tamaño sea aproximadamente igual a nuestra mano extendida o muy parecido a un disco CD. Una rebanada de pan de caja, medio bolillo, una chapata pequeña o media concha sería una porción adecuada, pero no una maxi dona o una maxi telera de las que ahora venden. Si le quitamos el migajón a los panes salados, entonces la proción recomendada aumenta.

De manera que la cuestión no es dejar consumir panes y otros alimentos ricos en cereales. Eso sería un error ya que estaríamos privando a nuestro cuerpo de su fuente primordial de combustible para llevar a acabo sus funciones básicas. La idea es aprender a elegir y a porcionarlos. La idea es también aprender a disfrutar de los panes integrales y de los trocitos de cereal y semilla en las versiones multigrano.

Así que a desayunar y cenar panes integrales, chapatas y panes tipo europeos, y a guardar los panes dulces, los panqués y las donas para ocasiones especiales.
Comparte esta nota:

Otros temas de interés

Recetas sugeridas

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría