CCA
Cocina con Alegría
Inicio » Notas con Alegría » La sobremesa » Chamoy, delicia contrastante

Chamoy, delicia contrastante

Para los mexicanos comer golosinas que mezclan sabores ácidos, picantes y dulces es una tradición

Dulce, picante y ácido, todo al mismo tiempo. Eso es el chamoy, una original salsa hecha en México, elaborada con fruta deshidratada, chile, sal, azúcar, vinagre y agua. Puede sonar un poco escalofriante para los que no conciben la mezcla de picante con dulce, pero en realidad es una delicia que explora los confines del […]
0
(Votos: 0)

Dulce, picante y ácido, todo al mismo tiempo. Eso es el chamoy, una original salsa hecha en México, elaborada con fruta deshidratada, chile, sal, azúcar, vinagre y agua. Puede sonar un poco escalofriante para los que no conciben la mezcla de picante con dulce, pero en realidad es una delicia que explora los confines del paladar, llevando al que lo prueba a través de un viaje sensorial.
El chamoy se originó gracias a la tropicalización del umeboshi, una receta japonesa hecha con ciruelas y vinagre, que se tiñe de rojo y se sirve como acompañante en la comida. En nuestro país, el chamoy se consume como golosina o salsa para bañar otros productos y está hecho principalmente de frutas como chabacano, tamarindo y mango.

La forma más común de comer chamoy es como salsa sobre frutas o verduras, también sólo como dulce. Aunque actualmente chefs reconocidos lo están utilizando para bañar platillos principales como carnes o en la preparación de postres de alta cocina.

Y para que ustedes mismos puedan preparar este dulce que hace agua la boca, les dejo una receta para elaborar chamoy casero. Espero la disfruten.

Chamoy de chabacano
(20 minutos más tiempo de reposo)

INGREDIENTES:
-2 tazas de chabacanos deshidratados
-1 taza de agua
-1 taza de vinagre
-1/4 de taza de jugo de limón
-Sal
-1 naranja
-Colorante rojo vegetal
-1/3 de taza de azúcar
-2 cucharadas de chile de árbol o piquín seco y molido
-Goma xantana
PREPARACIÓN:
1.- Un día antes deja la fruta marinando con agua, vinagre, jugo de limón y sal. Es importante que el líquido cubra por completo la fruta y que tenga la misma cantidad de agua y vinagre.
2.- Al día siguiente, añade el jugo de una naranja a la fruta y mezcla. Esto le da un sabor diferente al chamoy.
3.- Antes de licuar, separa la fruta del líquido con un colador para poder controlar la consistencia.
4.- Coloca la fruta en la licuadora, junto con el azúcar y el colorante artificial, licúa. Se puede omitir el colorante, pero el rojo no será tan intenso.
5.- Agrega el chile junto con el líquido que soltó la fruta poco a poco. Muele una vez más. Añade un poco de goma xantana (la consigues en tiendas donde vendan productos de materia prima), para obtener una consistencia más espesa.
6 Cuela la preparación para separar los residuos de la fruta y deja una mezcla más lisa y homogénea. Ya hecho el chamoy se puede refrigerar hasta dos semanas.

Publicación de

Cocina con Alegría
Cocina con Alegría

Comparte esta publicación: