CCA
Cocina con Alegría
Inicio » Notas con Alegría » Salud y Bienestar » El plato del bien comer

El plato del bien comer

Una representación de la correcta alimentación

El plato del bien comer divide a los alimentos en tres grandes grupos: Las verduras y frutas que están pintadas de verde y ocupan la tercera parte del círculo; son el mayor aporte de vitaminas, minerales y fibra de la dieta, además de contribuir a la correcta hidratación El segundo grupo son los productos derivados […]
1
(Votos: 0)

El plato del bien comer divide a los alimentos en tres grandes grupos:

Las verduras y frutas que están pintadas de verde y ocupan la tercera parte del círculo; son el mayor aporte de vitaminas, minerales y fibra de la dieta, además de contribuir a la correcta hidratación

El segundo grupo son los productos derivados de los cereales como panes, tortillas, pastas y arroz que se encuentran señalados con amarillo  y que son la principal fuente de energía de la dieta

El grupo marcado de rojo está constituido tanto por las leguminosas (semillas secas como frijol, haba, lentejas o garbanzo) como por los productos de origen animal. Se encuentran agrupados juntos pues ambos son fuente de proteínas para la dieta, elementos  constructores de los tejidos y que forman el sistema inmune.

Para que un platillo sea completo deberá de contener al menos un alimento o ingrediente de cada uno de los tres grandes grupos. Así, un plato de albóndigas con caldillo de jitomate y arroz es completo, pero si se ofreciera con frijoles en vez de arroz no lo sería.
Si la carne y los frijoles se sirvieran juntos estaríamos ofreciendo  dos alimentos del grupo rojo, pero ninguno del grupo amarillo-naranja.
Y para que  un platillo no solamente sea completo, sino además equilibrado, debería de contener más verduras y frutas, suficientes cereales y menos productos de origen animal. Si ofreciéramos dos albóndigas con media taza de arroz blanco al vapor y una ensalada de vegetales además del caldillo que acompaña a la carne, entonces nuestro platillo sería completo y equilibrado.

La guía alimentaria también nos sugiere consumir lo menos posible de azúcares añadidos, grasas y sal, por lo que es importante elegir productos e ingredientes que cumplan con estas características.

Planear menús y platillos correctos puede parecer complejo, pero todo es cuestión de práctica. Comienza por tratar de que cada comida y cada refrigerio contengan alimentos de cada uno de los tres grandes grupos en versiones magras o descremadas, o sea, bajas en grasa. Verás que uno se acostumbra rápidamente a hacer una dieta completa.

Publicación de

Cocina con Alegría
Cocina con Alegría

Comparte esta publicación: