CCA
Cocina con Alegría
Inicio » Notas con Alegría » Salud y Bienestar » ¡Llegó Navidad y la comida!

¡Llegó Navidad y la comida!

No sufras con la llegada de las fiestas y la comida

Consejos para los comedores compulsivos y que en las fiestas decembrinas puedan disfrutar de la comida sin ansiedad ni sufrimiento.
0
(Votos: 0)

Para los que tenemos una mala relación con la comida, Navidad equivale a tener enfrente un buffet de comida que dura casi un mes, posiblemente termine los primeros días de enero. Mientras tanto, pareciera imposible despreciar los manjares que se han cocinado para alagarnos. Al mismo tiempo significa lidiar con sentimientos que también se hacen más presentes en estas fechas. Querer estar felices y disfrutar pero simultáneamente nos sentimos abrumados por las expectativas de lo que va a venir o por los recuerdos de lo ya no es. Y en vez de poner atención en lo que esto significa y encontrar lo que en realidad necesitamos en estos días, lo calmamos comiendo.

Es como querer decorar el entorno de felicidad, pensando que esto nos dará el cobijo y la tranquilidad que estamos necesitando, pero nada de afuera calmará lo que pasa dentro de nosotros si hacemos todo lo posible para taparlo y no verlo.

Durante esta época decembrina, los medios de comunicación nos venden imágenes exageradas de familias unidas dando regalos vistosos, parejas amorosas, Santa y los Reyes Magos con regalos, pero ninguno hace referencia a la tristeza de algunos momentos que también atravesamos. Es como si no existiera el permiso para estar solos, mal humorados o sintiendo la soledad por ese espacio vacío que dejó alguien que ya no está con nosotros. Por lo tanto, si empezamos a experimentar alguno de estos sentimientos, nos invade la idea de que somos inadecuados, de que estamos mal por dar cabida a estas emociones y seguramente nos refugiaremos buscando comida navideña.

En realidad, estas son emociones que tenemos durante todo el año, son parte de la vida. Ahora, en el presente, es momento también para darnos permiso de sentir lo que estamos viviendo, sin importar que sea época de celebrar. Debemos escuchar lo que nuestros sentimientos nos dicen y hacerles caso para dárnos lo que estamos necesitando.

Mientras estemos viendo hacia el futuro o hacia el pasado, difícilmente podremos estar habitándonos, sintiéndonos en el presente. Y solo es aquí y ahora, donde podemos definir cómo nos sentimos, qué emociones nos gritan que las atendamos; solo poniendo atención en ellas seremos capaces de saciarlas y no comer de manera compulsiva.

Para que estas fechas sean más llevaderas, te recomiendo estos tips:

  • No confundas recibir amor con comer. Muestra tu aprecio ante lo que cocinaron, comenta sobre lo apetecible que se ve, pero cómelo hasta que tengas hambre estomacal, real.
  • Come exactamente lo que sabes te dará bienestar cuando tengas hambre estomacal, disfruta al máximo cada bocado y come sintiendo tu cuerpo.  
  • Sé consiente de la comida, cuida tu salud, no hay porque enfermarse al comer de más, saborea cada bocado y deja de comer cuando estés satisfecho.
  • Cambia tu idea de que estos platillos son solo para comerlos en estas fechas, puedes congelarlos o cocinarlos en otro momento y disfrutarlo cuando se te antoje.
  • Ten presente que anestesiarte con comida te hará perderte también de lo bello que suceda, te sentirás culpable y arrepentido de haberlo hecho.
  • Date un tiempo a solas para estar contigo y poder escucharte, no te pierdas de ti por estar acompañado todo el tiempo. Calla tu voz y escucha tu corazón.

¡Te deseo una muy Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo!

Comparte esta publicación: