Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
De la A a la Z Parte 2; Ventajas y Desventajas de consumir complementos multivitamínicos
De la A a la Z Parte 2; Ventajas y Desventajas de consumir complementos multivitamínicos

De la A a la Z Parte 2; Ventajas y Desventajas de consumir complementos multivitamínicos

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
¡Coleccionar!(0)
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Todas las vitaminas son nutrimentos esenciales, o sea nutrimentos que debemos consumir todos los días y sin los cuales nuestro cuerpo presenta riesgo de deficiencia o desnutrición; pero eso no quiere decir que debemos de consumirlas en cantidades excesivas, pues en exceso muchas vitaminas implican la presencia de síntomas que debilitan y ponen en riesgo al sistema o incluso pueden ser tóxicas. Sobre todo, cuando las consumimos en suplementos o complementos alimenticios, vale la pena evaluar la verdadera necesidad de consumirlos y hacer un análisis de riesgo/beneficio de la necesidad de hacerlo.

En cuanto a las vitaminas solubles en agua, 8 de las 12 que necesitamos consumir todos los días, es importante saber que si las consumimos en exceso, éstas serán excretadas en la orina y no se almacenan en el cuerpo, por lo que es importante asegurar su consumo todos los días. El conjunto de vitaminas hidrosolubles está conformado por el ácido ascórbico o vitamina C y por un conjunto de varias sustancias con funciones similares conocidas como el complejo B. La vitamina C es un poderoso antioxidante que nos protege del envejecimiento celular y que al mantener flexibles nuestras membranas tanto interiores como exteriores nos protege de las infecciones, ya que las bacterias y virus no podrán penetrar en nuestro sistema tan fácilmente. Por lo tanto, aunque no es cierto que la vitamina C y otros antioxidantes nos curan de la gripe y otras afecciones de las vías respiratorias, sí es cierto que nos protegen de las mismas, haciéndonos más resistentes.

En cuanto al complejo B, éste está formado por varias sustancias entre las que destacan la tiamina, la niacina, la piridoxina, el ácido fólico, el ácido pantoténico, la riboflavina, la biotina, así como la cianocobalamina o B12. Aunque cada una de ellas cumple con funciones específicas en nuestro organismo, todas tiene que ver con le correcto metabolismo de los nutrimentos y con el funcionamiento óptimo del sistema nervioso. Tal vez esta sea su función más importante, ya que las sustancias del complejo B ayudan a formar la llamada “vaina de mielina” que es un recubrimiento que tienen cada uno de nuestros nervios y que les permite enviar los impulsos nerviosos (recordemos que éstos son como señales eléctricas) a los músculos para que estos tengan sensaciones o realicen movimientos. Cuando el recubrimiento de nuestros nervios se desgasta, los impulsos nerviosos se pueden desviar a otras terminaciones, causando movimientos descontrolados tipo “tics”.

Las personas que constantemente están sometidas a altas cargas de trabajo o que están pasando por periodos de muchas actividad y de mucho estrés pueden sufrir el desgaste de este recubrimiento, lo que les hará sentirse cansadas, tensas y con movimientos musculares (generalmente faciales o de las piernas) descontrolados. Para estas personas es importante asegurar la adecuada ingesta de las vitaminas del complejo B. Estas vitaminas se encuentran en las carnes rojas, en los cereales integrales (panes, pastas y cereales de desayuno) y de forma muy importante en las verduras de hoja verde oscura. Estas vitaminas también son esenciales para las mujeres en edad gestante, ya que para la correcta formación del tubo neuronal (el que contiene todos nuestros nervios) de un bebé se requieren dosis importantes de estas sustancias en las primeras semanas del embarazo. Es especialmente importante asegurar la disponibilidad de ácido fólico en las primeras doce semanas del embarazo para la correcta formación del feto. El problema es que, aunque los ginecólogos generalmente les recomiendas a las embarazadas que tomen este nutrimento en cuanto saben que están embarazadas, la mayoría de las mujeres realizan su primera visita al médico cerca de la octava semana de gestación cuando el tubo neuronal ya está casi terminado de formar. Por lo tanto, es importante que todas las mujeres con posibilidades de embarazo se aseguren de la correcta ingesta de estos nutrimentos a través de la dieta o si es necesario de un suplemento.

Antes de pasar a discutir sobre la necesidad de suplementar o no nuestra dieta con pastillas o jarabes de vitaminas, me gustaría discutir brevemente la necesidad de calcio y hierro en la mujer. Aunque en esta reseña no discutiremos ampliamente las necesidades de minerales en nuestro cuerpo me parece importante no dejar pasar la oportunidad de hablar de estas dos sustancias tan importantes para la salud de la mujer. El calcio es el mineral que le da consistencia y dureza a nuestros huesos y dientes. La falta de calcio se manifiesta como huesos débiles, quebradizos o que tienden a hacerse porosos y flexibles con el paso de los años (osteoporosis, artritis o rompimiento de la cabeza del fémur son algunas de las manifestaciones típicas de su falta). El calcio se encuentra en los os, donde además hay una reserva importante de vitamina D que nos permite fijar este mineral en los huesos, y en las tortillas de maíz, gracias al proceso de nixtamalización, en el que el grano de maíz se remoja en agua con cal.

Aunque aparentemente es fácil tener buenas reservas de calcio gracias a la ingesta de tortillas, de quesos y leche, en realidad este proceso se complica más, ya que para la correcta fijación del calcio en nuestros huesos es necesario que exista un nivel elevado de estrógenos (una de la hormonas sexuales características de las mujeres) en la sangre. Los niveles de estrógenos disminuyen drásticamente con la aparición de la menopausia, por lo que la fijación de este mineral a partir de este momento es casi nula. De manera que una mujer debe de asegurar su reserva de calcio para toda la vida años antes del climaterio (la última menstruación). También es importante considerar que durante el embarazo y especialmente en la lactancia el cuerpo de la mujer pierde de manera importante sus reservas de calcio para donárselas al bebé y al producción de leche materna. Este es por lo tanto, un nutrimento que toda mujer debe de consumir en grandes cantidades. Es importante, por últimos saber que para que el calcio se fije correctamente es importante que se realice ejercicio, especialmente si este implica cargar le peso del propio cuerpo, como caminar, brincar la cuerda, etc.

La ingestión de hierro también debe ser monitoreada de cerca en el caso de las mujeres, ya que con los periodos menstruales se pierden grandes cantidades de este mineral. La falta de hierro se manifiesta como debilidad general, palidez, cansancio, incapacidad para concentrarse o facilidad para sofocarse. Esto es debido a que el hierro es el mineral que se encarga de formar los glóbulos rojos, las partículas de la sangre encargadas de captar y acarrear el oxígeno dentro del cuerpo. Un organismo con poco oxígeno disponible no llevará a cabo sus funciones metabólicas correctamente.

El hierro se encuentra en las carnes rojas, en los frijoles y otras leguminosas, en las ciruelas pasa y pasitas y en las verduras de hoja verde oscura. Cabe señalar, que el hierro de origen animal como el que se encuentra en la carne o en la yema de huevo es más fácilmente asimilable por el cuerpo. Para mejorar la disponibilidad del hierro de los vegetales, se recomienda agregarles un ácido, como unas gotas de limón o naranja o una vinagreta.

Habiendo discutido a cada una de las vitaminas brevemente, nos queda la cuestión de qué tan bueno es recomendar o tomar suplementos multivitamínicos. El problema de los multivitamínicos es que contienen grandes cantidades de todas estas sustancias y que no consideran las diferencias en la ingesta de alimentos, en la actividad y en el estado de nutrición de los individuos. Es quizá más recomendable que cada persona ingiera suplementos de aquellas sustancias en las que considere por su sexo, edad, condición de vida y de actividad pueda tener una deficiencia. Por lo tanto, se le recomendaría a las personas que estén expuestas a la contaminación (todos los que vivimos en la ciudad de México) o que se enfermen de afecciones infecciosas frecuentemente que tomen suplementos de vitaminas antioxidantes como la C, la A y la E. Así mismo, para todas las mujeres es importante asegurar la ingesta de calcio, hierro y vitaminas del complejo B, especialmente ácido fólico. Para las personas sometidas a mucho estrés o quienes tienen muchas actividades es recomendable que suplementen su alimentación con complejo B especialmente cuando estén pasando por periodos de gran irritabilidad nerviosa. Y finalmente, para los niños recomendamos que en el otoño, antes de que inicie el periodo de invierno y por lo tanto de enfermedades de las vías respiratorias se les fortalezcan sus membranas con algún antioxidante como vitamina C o A y que se asegure su consumo de hierro y de calcio para que puedan crecer con cuerpos ágiles y fuertes y con mentes alertas y despiertas.

Categorías

Etiquetas

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario