CCA
Cocina con Alegría
Inicio » Notas con Alegría » La sobremesa » Los frijoles, una tradición de las mesas mexicanas

Los frijoles, una tradición de las mesas mexicanas

El frijol es uno de los alimentos básicos de la dieta mexicana, ya que en cualquier casa, sin importar el nivel socioeconómico o las diferencias, siempre habrá una olla con frijoles lista para acompañarnos a lo largo de las comidas. El frijol forma parte del grupo de las leguminosas. Su consumo comenzó en la época […]
0
(Votos: 0)

El frijol es uno de los alimentos básicos de la dieta mexicana, ya que en cualquier casa, sin importar el nivel socioeconómico o las diferencias, siempre habrá una olla con frijoles lista para acompañarnos a lo largo de las comidas.
El frijol forma parte del grupo de las leguminosas. Su consumo comenzó en la época prehispánica cuando los indígenas empezaron a cultivarlo, ya que se daba como plata silvestre, a partir de ahí se instaló en la gastronomía nacional.
Actualmente se consumen más de 50 variedades de esta leguminosa en el país; cada región posee diferentes tipo de frijol, algunos de los más conocidos son frijoles negros, frijol azufrado, berrendo, bayo rata, bayo Río Grande, canario, flor de mayo y flor de junio, garbancillo, manzano, mayocoba, ojo de cabra, peruano, pinto, rosa de castilla, rosita, sangre de toro y satevó, etc.
Los frijoles están presentes en muchos platillos de nuestra cocina, empezando por los antojitos como las tostadas, los tlayocos, las flautas y tamales. También sirve muchas veces como guarnición en los platillos principales ya sean del desayuno, comida o cena. A su vez existen guisos cuyo ingrediente estelar es el frijol, como los frijoles charros o el puchero en Yucatán.
Los beneficios de integrar a la dieta diaria el frijol son muchos, ya que son ricos en carbohidratos, minerales y fibra lo que los convierte en un alimento muy nutritivo y completo.
Sigamos incluyendo esta preciada leguminosa en nuestra dieta y aprovechemos los beneficios que nos da.

Publicación de

Cocina con Alegría
Cocina con Alegría

Comparte esta publicación: