Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
Cómo elegir pescados y mariscos:
Cómo elegir pescados y mariscos:

Cómo elegir pescados y mariscos:

Consejos muy prácticos
Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
¡Coleccionar!(0)
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Seleccionar y guardar pescados y mariscos siempre es un reto. Muchas veces, como no sabemos seleccionarlos y guardarlos, preferimos no comprarlos y nos perdemos de sus muy valiosos aportes nutrimentales y beneficios a la salud. A continuación algunos consejos para elegir los mejores pescados y mariscos y para almacenarlos correctamente:

* Cuando compres un pescado fresco lo puedes congelar y dejarlo bien congelado hasta por 2 meses. Si se descongela, deberás cocinarlo ese mismo día y consumirlo a más tardar dos días después, habiéndolo guardado en el refrigerador.
* Cuando compres un pescado congelado deberás asegurarte que siga congelado al llegar a casa, antes de proceder a guardarlo en tu propio congelador. Si se descongeló en el camino, deberás refrigerarlo y usarlo en los siguientes dos días. Nunca se puede congelar dos veces un alimento crudo.
* Elige pescados enteros o mariscos con cabeza fijándote en las siguientes características:
a) Que tengan los ojos saltones y brillantes.
b) Que sus agallas ( se encuentran debajo de las aletas frontales, cerca de al cabeza)sean rojas intensas y firmes.
c) Que huela fresco y ligero a mar.
d) Que su carne o tejido sea firme y resistente. Si la presionas con un dedo, la marca debe eliminarse en menos de lo que cuentas a 10.
e) Que sus escamas están firmemente adheridas. Si las puedes desprender con facilidad, el pescado no es fresco.
f) Que el vientre no esté abultado ni los órganos evidentes

g) Si se trata de mariscos de concha trata de comprarlos vivos, que se muevan, o congelados de origen.
* Si por el contrario vas a comprar filetes o piezas ya limpias solo deberás evaluar su textura, olor y que tengan un color característico suave y no requemado.
* Recuerda que los pescados y mariscos son muy sensibles y que se descomponen con facilidad.

Recuerda también que son fuente potencial de sustancias alergénicas que se asocian a la descomposición y a la mala conservación. Por eso, refrigera tus preparaciones de pescado y mariscos el mayor tiempo posible y hasta justo antes de consumir y no los dejes fuera del refrigerado más de lo necesario cuando los marinas o los preparas. Incluso puedes pasar piezas congeladas directo al fuego, por ejemplo al horno o a una freidora.
* Utiliza recipientes limpios para manejarlos y no uses la tabla en la que picaste pescados y o mariscos crudos para preparar verduras u otros ingredientes.
* Enjuaga tus pescados o mariscos con agua purificada antes de prepararlos y lávate las manos antes y después de manipularlos.
* Evita comer pescados y mariscos crudos. Aunque son muy ricos, son fuente potencial de contaminación. Prepara tus ceviches y cocteles con las piezas ya precocidas antes de marinarlas.
Esperamos que estos consejos te sean útiles para disfrutar más pescados y mariscos en tu dieta y para aprovechar esta cuaresma para generar en la familia el gusto por estos muy nutritivos ingredientes.

Categorías

Etiquetas

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario