Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
Lavado a mano vs. lavadora
Lavado a mano vs. lavadora

Lavado a mano vs. lavadora

En esta esquina y sin límite de tiempo…

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
¡Coleccionar!(0)

No account yet? Register

Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]

Si de algo estamos felices las mujeres es el uso de la tecnología en casa porque nos optimizan nuestro tiempo para realizar otras actividades; sin embargo, no debemos estar peleados con lo tradicional o clásico, una de estas actividades es el lavado a mano. Si la situación no está para invertir en ropa, lo mejor es conservar la que tenemos en buenas condiciones.

Por qué lavar todo a máquina si sabemos que el uso o abuso de la tecnología trae como consecuencia el desgaste de nuestras prendas y sobre todo, debemos de tener presente que no todo se puede lavar a máquina, he aquí un listado de lo que se debe y no lavar.

Prendas de…

Lino: Este es el tipo de telas que nos da dolores de cabeza por ser una tela que se arruga fácilmente. Antes de lavarlas, lee las etiquetas, pues en algunas ocasiones requiere lavado en seco, pero las prendas que pueden ser lavadas a mano jamás deben centrifugarse. El agua debe ser tibia, pero nunca caliente.

Algodón: Antes que nada revisa la etiqueta de lavado para evitar algunos accidentes con la ropa. Si es la primera vez que la vas a lavar es necesario separarla del resto de la prendas porque destiñen un poco. En el caso de las prendas que indican 100% algodón son muy resistentes y pueden ser lavadas a mano o lavadora y centrifugarse. Evita el agua muy caliente si no quieres encogerla. Para planchar este tipo de prenda debe estar húmedas o contar con una plancha con vaporizador.

Seda: Al igual que el lino no acepta el centrifugado ni las temperaturas altas. Para planchar las prendas deben estar húmedas y la plancha a baja temperatura y sin vapor.

Lana: Por ser un tejido natural requiere de ciertos cuidados, uno de ellos es el lavado a máquina, pero en el programa especial de lana. No se debe centrifugar, el agua debe ser fría a tibia porque de lo contrario las prendas se encogerían y apelmazarían. Para conservar la textura y volumen por más tiempo agrega un poco de vinagre disuelto en cal en el agua donde enjuagarás.

Si vas a lavar a mano, prepara en un recipiente agua con jabón y frota suavemente la prenda; enjuaga con agua tibia que tengan unas gotas de vinagre para que la lana se conserve suave y esponjosa.

Cuando una prenda esté muy sucia y el jabón no ha sido suficiente, introduce la prenda en agua con unas gotas de agua oxigenada (usa dos cucharadas por litro de agua), siempre y cuando la ropa sea blanca. Si por el contrario se trata de una prenda de color negro u oscuro, lava en agua de hiedra (usa 110 gramos de hoja por litro de agua; el té resultante de esta infusión debe estar tibio).

Para secar la ropa de lana no exprimir ni colgar; extiende sobre una toalla y deja que esta vaya absorbiendo la humedad. Para planchar utiliza un paño limpio y nunca directamente sobre las prendas.

Acrílicos: Aunque este tipo de material acepta muy bien el lavado en la lavadora, lo más recomendable es el lavado en seco (tintorería). Si has decidido lavar en casa, usa agua tibia y centrifuga solo por algunos segundos. El planchado debe ser a temperatura media.

Rayón, acetato: Este tipo de tejido artificial debes lavarlo a mano y exprimir suavemente, pero jamás centrifugar porque corres el riesgo de deformar la prenda. Cuelga las prendas en gancho y deja secar a temperatura ambiente.

Licra, nailon, poliéster: Lava a mano de preferencia o en ciclo muy bajo, centrifuga con pocos segundos y plancha a temperatura baja y sin vapor.

Por último, cabe agregar que el centrifugado como la exposición directa al sol tienden a comprimir los tejidos, lo ideal es tender la ropa bajo la sombra y no dejarla todo el día en el gancho. Antes del secado total, aparta la ropa que requiere planchado, según el tipo de tejido y aprovecha la humedad de la ropa para aprovechar mejor tu tiempo.

Lavar a mano, en lavadora o mandar la ropa a la tintorería es darle el cuidado correcto a nuestra ropa para prolongar su vida en tiempo de rezago económico.

Categorías

Etiquetas

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario