Cocina con Alegría

Nutrir mi bienestar en vacaciones junto a la familia.

Nutrir mi bienestar en vacaciones junto a la familia.

Nutrir mi bienestar en vacaciones junto a la familia.

Recuerda la diversión consciente también nutre el bienestar.

Llegó el verano, para muchas de nosotras un merecido descanso pero también una nueva oportunidad para “Nutrir mi bienestar” encontrando nuevas formas de estar conmigo sin presiones de tiempo y la corredera de todos los días.

Parecería complicado enfocarnos en nosotras mismas cuando también los niños están de vacaciones, pero en realidad es un pretexto para estar en familia y emprender nuevas aventuras que nos diviertan a todos. Recuerda la diversión consciente también nutre el bienestar.

Platica con tus hijos y planeen entre todos una actividad para cada día, quizá un juego de mesa, una actividad al aire libre o ver una película en familia. La idea es compartir los gustos de cada uno y conocerse un poco más de esta manera, volver a ser niños y sorprenderse con los gustos de toda la familia.

Si tienes hijos pequeños te recomiendo leer el artículo publicado en esta sección ¿Cómo enseñar a mis hijos a comer con bienestar? El verano es un gran momento para cambiar hábitos con ellos.

Si tus hijos son adolescentes es un momento en que pueden reencontrarse y aprovechar para hacer ejercicio juntos. Son muchos los beneficios físicos y psicológicos del ejercicio: salud cardiovascular, mayor resistencia, sensación de fuerza y satisfacción de lograrlo. Los días de aburrimiento o estar aletargados podemos terminarlos con una clase de baile, ya sea en un gimnasio o mejor aún si tú les enseñas a bailar lo que ellos no saben y ellos te enseñan a ti los nuevos ritmos. Te aseguro que la risa y el movimiento te ayudarán a nutrir el alma y el cuerpo. La idea es ser creativos con las actividades para que sea novedad y les parezca atractivo a todos.

Si no es baile pueden elegir otro deporte como tenis, futbol, o cualquier otro que los invite a moverse y ejercitar el cuerpo.

Una vez que has atendido el bienestar de tu familia llega el momento de darte un tiempo para ti que te lleve a consentirte y a hacer lo que te gusta. Un rato que te mereces y puedes dártelo, solo deja los pretextos en el closet y enfócate a ti.

Recuerda no juzgar tu deseos, ni te sientas culpable por regalarte un tiempo para ti. A medida que tú estés feliz y satisfecha contigo, tu entorno también lo estará.

• Haz una lista de todas esas cosas que quieres hacer y no te ha dado tiempo: leer un libro, ir al cine, darte un masaje, ver una película, arreglarte las uñas, bañarte con calma y aplicarte tratamientos, entrar a alguna clase de ejercicio o estudio, etc.
• Ahora haz una lista de prioridades y agenda el día en que lo llevarás a cabo.
• Cuando termines cada actividad escribe cómo te sientes por haberte dado la oportunidad.
• Revisa si era eso realmente lo que querías y si no quedaste satisfecha observa que te faltó para que la próxima vez no te vuelva a pasar.
• Si quedaste satisfecha entonces observa que te falta en tu vida cotidiana para sentirte así y empieza a trabajar en ello para que al terminar el verano puedas seguir nutriendo tu bienestar.
• Si las actividades que planeaste con tu familia no cumplieron tus expectativas, recuerda que estas probando nuevas formas y que mañana será otro día.
• Observa con tu familia qué aprendieron cada uno de los gustos del otro.
• Recuerda poner tu atención en lo que si se logró, en lo que si tienen y no en las fallas y lo que no hay.
• Es importante que tomes en cuenta que las vacaciones son para descansar así que este punto también es un objetivo para todos.

Disfruta de las vacaciones.
Comparte esta nota:

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría