Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
Tres indicadores de que tu “hambre es emocional”
Tres indicadores de que tu “hambre es emocional”

Tres indicadores de que tu “hambre es emocional”

Comer cuando se tiene hambre supone confiar en la sabiduría de nuestro cuerpo
Marisol Santillán

Lic. en Publicidad. Con especialidad en Trabajo con Grupos Terapéuticos.
Especialidad en  Prevención y Detección de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Sensibilización y Facilitador de grupos.

Trabajo corporal con Gestalt. Además de haber tomado cursos como: Diplomado en  Desarrollo humano, Orientador Humanista, Enfoque centrado en la persona, Trabajo con sueños, Como contribuyo a hacerme la vida infeliz, Los sentimientos en la Psicoterapia, Woman Food and God and Money too con Geneen Roth en San Francisco, Calif. USA;  Diplomado en Orientación Familiar, Trabajo en adicciones desde la Gestalt, entre otros.

0
¡Coleccionar!(0)
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Para los que tenemos una mala relación con la comida, se ha vuelto difícil reconocer cuando tenemos hambre estomacal, física, porque la mayor parte del tiempo comemos según nuestra mente: “ya es hora de comer, ahora toca el postre, al rato no habrá tiempo” etc. y nos alimentamos sin consultar a nuestro cuerpo y nuestro estómago. La mayor parte del tiempo, el momento en que comemos poco tiene que ver con para qué comemos: nutrición física o satisfacción de tener un cuerpo sano.

Tres indicadores que tienes hambre emocional:

  • Urgencia por comer “en este momento” y quieres “mucho” de lo que sea.
  • Tener mucha hambre que “no para con comida”.
  • Estar pensando en comida y en cómo bajar de peso constantemente.

Comer cuando se tiene hambre supone confiar en la sabiduría de nuestro cuerpo, es necesario creer que las sensaciones naturales de hambre y saciedad siguen en nosotros, no las hemos perdido, solo tenemos que aprender a reconocerlas y darnos a la tarea de hacerles caso y respetarlas.

Cuando podemos cambiar la idea de comer para perder los kilos demás por la sana creencia de que comer es la mejor herramienta para encontrar salud, entonces los patrones para elegir alimentos van cambiando, porque soltamos el miedo a no bajar de peso.

Cuando logramos entender que el ejercicio no es para bajar de peso sino que es otra herramienta que nos llenará de salud, entonces podemos comprender que ambas herramientas nos llevarán a lo que tanto anhelamos tener “bienestar” y el cuerpo se modificará por consecuencia.

Recuerda que el hambre emocional sólo se quedará satisfecha y dejarás de sentirla cuando le des lo que necesita: reconocimiento, amor, compañía, cuando logres ver qué necesitas hacer, pedir o tener. El hambre estomacal únicamente quedará satisfecha con comida, el placer llegará por el hecho de satisfacer una necesidad física, y ¡claro! el momento puede ser delicioso cuando eliges platillos ricos en color, sabor y nutrición.

¿Comes por hambre estomacal o emocional?

Marisol Santillán

Lic. en Publicidad. Con especialidad en Trabajo con Grupos Terapéuticos.
Especialidad en  Prevención y Detección de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Sensibilización y Facilitador de grupos.

Trabajo corporal con Gestalt. Además de haber tomado cursos como: Diplomado en  Desarrollo humano, Orientador Humanista, Enfoque centrado en la persona, Trabajo con sueños, Como contribuyo a hacerme la vida infeliz, Los sentimientos en la Psicoterapia, Woman Food and God and Money too con Geneen Roth en San Francisco, Calif. USA;  Diplomado en Orientación Familiar, Trabajo en adicciones desde la Gestalt, entre otros.

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario