Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
Cuidados especiales para quien padece de la tiroides
Cuidados especiales para quien padece de la tiroides

Cuidados especiales para quien padece de la tiroides

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
¡Coleccionar!(0)
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Todas las enfermedades angustian a quien las padece; y más cuando son crónicas y pueden tener implicaciones graves. Pero la verdad, es que hoy, y gracias a los avances de la ciencia médica, muchas de las enfermedades se pueden controlar si se siguen las indicaciones médicas y se elige un estilo de vida encaminado al bienestar, con decisiones saludables.

Con las enfermedades de la tiroides pasa esto. Es importante ayudar al cuerpo a controlar el funcionamiento de esta importante glándula, que secreta las hormonas que regulan a la velocidad a la que funciona nuestro metabolismo, a través de nuestro estilo de vida, y por supuesto, siguiendo los consejos de nuestro médico. Para un correcto funcionamiento de la tiroides es indispensable tener un estilo de vida ordenando, con horarios previsibles de alimentación y de descanso. Es importante no saltarse comidas e ingerir las tres formales y dos pequeños refrigerios en los mismos horarios todos los días. Es importante también descansar lo suficiente y dormir al menos 8 horas, controlar el estrés y elegir un tipo de vida que minimice la ansiedad y la prisa.

Beber suficiente agua es también importa. Y elegir una dieta completa, equilibrada y variada. Para lograr dicha dieta trata de consumir muchas verduras, frutas, cereales y derivados de los cereales como pastas, panes o galletas integrales, sin grandes concentraciones de grasa, sal o azúcar añadidas. Consumir más leguminosas como frijoles, habas o lentejas hervidas o cocidas; elige especialmente alimentos como cebollas, espárragos, melones, perejil, jitomates, fresas, col, coles de Bruselas o rábanos y cacahuates o higos. Todos ellos contienen ácido elágico o cafeíco, litio y ácido clorogénico, fitoquímicos y nutrimentos que protegen la tiroides y ayudan a prevenir la oxidación de los tejidos.

Elegir siempre productos de origen animal muy magros, o sea libres de grasa; selecciona carnes frías con poco sodio y que no sean ahumadas. Preferir lácteos descremados y con poca sal y quesos blancos en vez de madurados. Cuida la ingestión de yodo, presente en los mariscos y pescados, en la sal y en algunas aguas potables. No consumir demasiado, pero cuidar que sí se consuma. Si lo que padeces es hipertiroidismo, elimina por completo los alimentos ricos en yodo como pescados, mariscos, algas de mar, sal yodatada o el hinojo y el ginseng.

Evitar los desinfectantes para verduras o frutas en base a yodo, cloro o plata coloidal y preferir los biodegradables como la citronella.

Acudir a tus visitas médicas de revisión y cuidar tu peso corporal. Lo ideal es no cambiar de talla de pantalón en toda la etapa adulta, o sea de los 18 a los 60 años. Y si se cambia que sea para tener un peso más saludable, cuídate para que la enfermedad se convierta en una oportunidad de generar una vida más saludable y de vivirla con más calidad.

Categorías

Etiquetas

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario