Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
Cómo identificar personalidades y situaciones en riesgo…
Cómo identificar personalidades y situaciones en riesgo...

Cómo identificar personalidades y situaciones en riesgo…

… De trastornos de la conducta alimentaria
Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
[cbxwpbookmarkbtn]
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Los trastornos de la conducta alimentaria son una serie de alteraciones de personalidad que afectan nuestro autoconcepto, que se manifiestan en nuestra relación con el peso corporal, con la ingestión de alimentos y con la actividad física que realizamos.

Y aunque parecen problemas más relacionados con la alimentación, la verdad es que su origen y su centro se encuentran en el autoconcepto y la autopercepción que cada uno de nosotros va construyendo de sí mismo.

Durante los últimos años han sido ampliamente estudiados y hoy contamos no sólo con personal experto en nutrición, psicología, manejo de familias, psiquiatras y actividad física para atender a las personas que ya los padecen, sino con una gran cantidad de información que nos puede ayudar a detectarlos a tiempo y prevenirlos.

Hasta hace muy poco las personas que padecían uno de estos trastornos pasaban desapercibidas y muchas veces sufrían solas. Hoy podemos identificarlas aun antes de los primero síntomas y ayudarlas a controlar la situación antes de que se vuelva grave.
El trabajo más importante está en identificar a las personalidades asociadas con el riesgo de padecer trastornos de la conducta alimentaria y situaciones de riesgo de padecerlas. Y es que cuando ambas se juntan es fácil que el trastorno se desencadene, por eso la prevención en estos casos es valiosísima.

Normalmente las personas que padecen estos trastornos son todas muy perfeccionistas. Se trata de personas que se exigen mucho a sí mismas y que se fijan mucho en los detalles, normalmente son extremadamente aplicadas y exitosas en las cuestiones profesionales y escolares, pero los niveles de autoexigencia a los que se someten las desgastan mucho.

Estas personas suelen creer, en lo más profundo de su ser, que sólo valen por lo que hacen, por cómo se ven y no por quienes son, por eso se exigen perfección en la apariencia física y en el rendimiento.

Estos niveles de autoexigencia generalmente se asocian con padres muy exigentes, pero que nunca quedaron satisfechos con los resultados. Esos, que cuando alguien llegaba con un promedio de 9.5 preguntaban por qué no se había obtenido el 10, o aquellos que sólo apreciaban a los hijos cuando éstos se veían muy bien o eran los mejores; cuando uno a su hija sólo le dice que la quiere porque se ve bonita o la premian sólo por su apariencia, entonces la niña siente que no vale nada si no se saca el 10 o se ve preciosa…. allí está la raíz del problema.

No todas las personas autoexigentes tienen trastornos de la conducta alimentaria. No hace falta una situación que empuje a la persona en riesgo, puede ser un novio controlador, una familia que se desintegra, una mamá que exige una apariencia perfecta y ella misma siempre está a dieta y castigándose; un papá que sólo se fija en lo físico o una combinación de todas ellas basta para que el joven o la joven pierda el control.

Muchas veces, aunque la situación es bastante evidente, son los papás y el propio sujeto los últimos en darse cuenta de que ésta es altamente riesgosa o de que ya existe el problema….y es que la familia es parte del mismo. Lo grave es que ya metidos en la espiral del problema, éste va creciendo y aumentando. Por eso, los que estamos fuera podemos ayudar a los que lo están viviendo a identificar las situaciones y poder asistirlos con ayuda profesional.
Podemos regalarle a los niños y los jóvenes que tenemos alrededor un concepto de sí mismos saludable, ofreciéndoles amor incondicional por quien ellos son, independientemente de la situación que estén viviendo, de su apariencia, peso y de sus logros o éxitos; eso no es fácil.

Como papá o como parte de la estructura adulta que da soporte y apoyo a los jóvenes, debemos estar muy conscientes del papel tan grande que jugamos. Apoyarlos y quererlos en todas su etapa, dándole más valor a su persona y cuidándonos de juzgar o exigir de más.

Categorías

Etiquetas

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches