Notas con Alegría Salud y Bienestar
Buscar
Generic filters
Alimentos que hacen felices a los niños, ¿será?
Alimentos que hacen felices a los niños

Alimentos que hacen felices a los niños, ¿será?

No siempre el consentimiento es sinónimo de salud
Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

0
¡Coleccionar!(0)
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Los papás de ahora nos preocupamos mucho de que nuestros niños estén contento. Queremos educarlos, pero sobre todo queremos verlos sonreír, que estén felices y que nos sientan sus amigos, sus cercanos. Y eso no siempre es bueno.
En contra de lo que hicieron los padres de las generaciones anteriores, que se preocuparon por la disciplina y por las reglas, hoy estamos mucho menos centrados en esas cuestiones y la educación gira más en torno a la felicidad, el gozo y la cercanía emocional. Y eso no está mal, pero uno debe de cuidarse de no pecar ni caer en los excesos; en lo estricto como hicieron muchos padres de las generaciones anteriores ni en lo consentidor como hacemos ahora.
Pecar es lo que hemos hecho en la alimentación de los niños. Todas las estadísticas nacionales y locales muestran que de ser, hace 30 años, un país con problemas graves de desnutrición y donde los niños no alcanzaban la talla esperada por falta de alimentos y por falta de nutrimentos específicos, hoy nos hemos vuelto el país con más problemas de sobrepeso y obesidad infantil del mundo.
Hoy, nuestros niños mexicanos comen de más, así de sencillo. Y no necesariamente comen lo que más les conviene, pues aunque las cifras muestran que más de la cuarta parte de todos los niños padecen sobrepeso o viven con obesidad (26% del total de los escolares, según la encuesta nacional de salud y nutrición 2006) aún no se han conquistado las desnutriciones específicas y seguimos teniendo cantidades muy importantes de pequeños con anemia por falta de hierro (hasta 30% de la población, según el grupo de edad; en los menores de 36 meses la incidencia es la más alta); desnutrición por falta de proteínas en más del 10% de la población de preescolares y un número importante de desnutriciones específicas en todos los grupos etarios desde recién nacidos hasta la adolescencia.
Los padres, en este deseo de hacerlos felices, les ofrecemos a nuestros niños dulces y frituras, jugos y paletas; no los forzamos a probar ni comer verduras y frutas, les ahorramos las harinas integrales y les freímos sus milanesas y sus papas para que las disfrutaren más. Sin embargo, habría que pensar si esta forma de educar realmente les promueve a los niños a un mejor futuro, una vida más feliz y más plena; o si, por consentirlos en el momento, con esas grandes porciones de alimentos de bajo aporte nutrimental, pero altos en calorías, no les estamos heredando una mayor probabilidad de enfermedades crónico degenerativas y una calidad de vida menor a mediano plazo.
¿Qué posibilidades de desarrollo, de salud y de bienestar tiene un niño de 10 años con sobrepeso, dolor en las articulaciones, poca movilidad y baja autoestima relacionada con las burlas de sus compañeros? ¿Es eso lo que les queremos dar a nuestros niños realmente?
Por eso, en este día del niño, quizá lo mejor que les podemos regalar a nuestros hijos es una educación más consciente, que incluya una alimentación centrada en la calidad nutrimental de los ingredientes, en el control de las porciones y en el respeto a los horarios; educarlos a comer alimentos que realmente les convienen puede ser un excelente regalo.

Un regalo que reditúe a largo plazo y tenga un impacto en toda su vida.

Cocina con Alegría

Recetas de comida, botanas, postres, ensaladas y mucho más, y los mejores consejos de nuestros chefs, nutriólogos y coaches

Suscríbete a nuestro boletín

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario